Recorrido por los pueblos del río Siurana

Una propuesta para conocer los pueblos que rodean el río Siurana

Vista panorámica del río Siurana
Vista panorámica del río Siurana / Imagen de VMonte13 en Pixabay.

El río Siurana es un afluente del Ebro que destaca por su valor natural y por la belleza de los pueblos que lo rodean. Forma parte de la cuenca hidrográfica del Ebro, por lo que su gestión depende de la Confederación Hidrográfica del mismo río. 

Precisamente, este motivo ha sido más de una vez fuente de polémicas debido a la difícil administración del caudal del río. Recientemente, la Confederación Hidrográfica del Ebro propuso un incremento del caudal ecológico del río Siurana de prácticamente el doble. Sin embargo, tanto el Consejo Comarcal del Priorat como la Plataforma Riu Siurana aseguran que presentarán alegaciones a esta medida por considerarla insuficiente. 

El río Siurana está actualmente protegido por las instituciones debido a su valor ambiental y a las numerosas sequías que ha sufrido la zona los últimos años. Se trata, pues, de un enclave único que recomendamos visitar ahora que todavía está en buenas condiciones.

Los pueblos cercanos con más encanto

El río Siurana nace en el municipio tarraconense de La Febró, de solo 40 habitantes. Este pequeño pueblito tiene una iglesia parroquial dedicada a San Esteban. Cerca del pueblo fueron encontrados diversos restos arqueológicos de la Edad del Bronce, así como sepulcros del Neolítico. Sin embargo, el lugar más conocido de La Febró son sus pozas, un bonito conjuntos de cascadas y charcos que se encuentran en sus montañas.

A los pies de La Febró se encuentra el pantano de Siurana, del cual ya hablamos en un post anterior. A poco más de 15 km se encuentra Poboleda, municipio protegido como Bien Cultural de Interés Local. Destaca por el meandro que forma el río a su paso. En sus márgenes se encuentran diversos viñedos, productores de vino de primera calidad con gran reconocimiento internacional.

La mola de La Febró / Imagen de Tabalot en Wikipedia.
La mola de La Febró / Imagen de Tabalot en Wikipedia.

Más hacia el sud llegaréis a Gratallops, municipio que divide el valle en dos. Esta población debe su nombre a que históricamente se creía que era el lugar “donde aullaban los lobos”. En su centro histórico tienen una iglesia del siglo XVIII de estilo neoclásico, dedicada a San Lorenzo. Al lado está la Casa de los Frailes, antigua residencia de los monjes de Scala Dei. Gratallops también es productora de vino.

Por último, no podéis dejar de visitar es Garcia. Situado a la izquierda del río Ebro y en el límite con la del Priorato, este pequeño municipio será la parada ideal para disfrutar de su tranquilidad y su ambiente antiguo. En Garcia podemos encontrar restaurantes caseros de calidad como El Pas de l’Ase, una piscina municipal para refrescarnos en verano, y una iglesia antigua con increíbles vistas al río.

Vistas del río Ebro desde Garcia / Imagen propia
Vistas del río Ebro desde Garcia / Imagen propia

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *